¿Qué es?

En el Instituto Valenciano del Pie trabajamos con un protocolo para prevenir el síndrome de pie diabético. Nuestros podólogos realizan un minucioso estudio de los pies de las personas con diabetes para detectar a tiempo los factores de riesgo que pueda tener el paciente de derivar en un futuro en alguna de las complicaciones de este síndrome.

En función de estos factores de riesgo se le recomendará al paciente una periodicidad de visitas el seguimiento. Dentro de este estudio se valora: la sensibilidad, circulación, piel y uñas, hábitos de salud, tipo de calzado…posteriormente al paciente se le han una serie de recomendaciones en cuanto a la frecuencia de revisiones, higiene y cuidados de los pies y de la enfermedad.

Síntomas

Los síntomas del pie diabético son a grandes rasgos la disminución de la sensibilidad y la alteración de la circulación sanguínea. De esta falta de sensibilidad y la falta de circulación se pueden producir heridas que se pueden complicar y derivan en una amputación.

Inicialmente partimos de un paciente con diabetes que tiene los pies sanos. Un mal control de la diabetes con el tiempo produce cambios estructurales en los nervios y sistema circulatorio que llevan al paciente a que sus sensibilidad y la circulación se vea disminuida. A su vez, sobre este paciente puede que actúen una serie de factores extrínsecos como el calzado o un traumatismo que provoca una herida. Esta herida se verá agravada por la falta de sensibilidad y la falta de circulación que pueden desencadenar en una úlcera o que incluso con un mal control de la misma lleve a la amputación.

Las zonas del pie que se pueden ver afectadas son las que mayor prominencia o mayores presiones soportan como el dorso de los dedos, talón o zona plantar del antepié.

pie-diabetico-ivpie
pie-diabetico

Tratamiento

En el Instituto Valenciano del Pie disponemos de un protocolo para el diagnóstico, tratamiento y prevención del pie diabético.

La prevención de complicación en el pie diabético se basa en educación del paciente y medidas de higiene con revisiones periódicas por parte del podólogo. Es para ellos que los podólogos establecen el nivel de riesgo que tiene el paciente para poder llevar un control correcto.

En el caso del tratamiento de las úlceras es esencial detectar los factores predisponentes del paciente así como una revisión del estado nutricional y del control de la enfermedad. En el caso de que la causa de la herida sea una sobrecarga o sobrepresión de la zona el tratamietno irá enfocado en aliviar la presión de la zona y aplicar la medicación correspondiente según el estadio de la herida para la cicatrización completa. Para este alivio de la presión disponemos e materiales y de ayudas de calzado.

En el caso de que la causa de la herida sea una deficiencia de la circulación, se derivará al paciente al cirujano para que estudie el caso y valore la posibilidad de realizar una cirugía que mofique la circulación para que se pueda cicatrizar la herida.

IVPie REVISA TUS PIES GRATIS